Remedios para aliviar los síntomas de la gripe en niñas y niños

Unos años comienza antes y otros un poco después, pero casi siempre llega y ya estamos en octubre o sea, en periodo de riesgo. Niñas y niños son las/os trasmisoras/es numero uno de estos virus. Hay muchas formas de gripe, desde luego y como siempre que escribo un post sobre salud, sigue las recomendaciones que te de el/la pediatra, esto solo son unos consejos naturales que en todo caso que en todo caso, no han de hacerle ningún daño.

La gripe es contagiosa y puede ser muy agresiva (no suele serlo), en nuestra escuela infantil, recomendamos no traer a las/os niñas/os con gripe, pero conscientes de las necesidades de nuestras familias, si tuviesen que traerla/o, procuraríamos tenerla/o en otras dependencias más aireadas y con poco contacto con las/os demás para evitar el contagio, hasta que remita la afección.

Si tu hija/o ya se ha contagiado, puedes utilizar alguno de estos remedios naturales para aliviar los síntomas.

Hay unos jarabes que podemos hacer sin mayor dificultad en casa, que combinan la equinácea y el saúco con la acerola, que aporta vitamina C, además de limón y escaramujo, estos elementos combinados, aceleran la curación de la gripe y sobretodo, hacen más llevaderos los síntomas.

Para aliviar el dolor de garganta y calmar la tos, yo optaría por; antes de los medicamentos químicos existentes para esto, probar los caramelos de própolis.

Con la gripe duele la cabeza y se tienen fuertes congestiones respiratorias. Existe un ungüento, los llamados bálsamos de tigre, que masajeados en diferentes partes del cuerpo alivian el dolor de la musculatura, pero estas lociones de uso externo, no están recomendadas para bebés, ni en niñas/os menos de 6 años.

El caldo de apio y jengibre, baja la fiebre y alivia el dolor de cabeza, que además se trata de un remedio compatible con la toma de fármacos antitérmicos. Muy sencillo de preparar, tan fácil como hervir una taza de agua, con dos tallos de apio y dos rodajas de raíz de jengibre, el sabor anisado del apio y picante del jengibre puede no gustar, pero con un poco de limón exprimido encima , ni lo van a notar.

Durante la gripe se pierden muchos líquidos, y niñas y niños son un grupo de riesgo frente a la deshidratación. Entre otras cosas porque ellas/os necesitan más líquidos que un/a adulto/a al tener un mayor porcentaje de líquido su composición corporal. Para evitar pues la temida deshidratación que puede llegar a ser fatal; muchísima agua aunque no tenga sed, lo cual suele ser habitual. Mucha fruta jugosa en desayuno y comida, la de mayor porcentaje de agua son: las naranjas, las mandarinas, la papaya, las fresas, el melón, la pera y la piña. Y cocina las hortalizas y las verduras al vapor, para que ser preserve la mayor cantidad posible de agua en zanahoria, calabaza, judía verde o calabacín entre otras.

En ocasiones la gripe, que suele afectar más al aparato respiratorio, puede derivar en gripe intestinal al afectar al sistema digestivo causando vómitos y diarrea. Para esto último, nada mejor que una infusión ligera de escaramujo, retirando las semillas de las bayas antes de hervirlas, con zumo de limón. Y si tiene retortijones, la melisa es mano de santo para descansar mejor. Y para los vómitos, una infusión mixta de manzanilla de manzanilla y jengibre, tomada poco a poco a temperatura tibia.

En cualquier caso, no dejes nunca de asistir al/la especialista si lo crees conveniente.

 

Gloria Pascual Rivera

No comments yet.

Post a Comment

Your email address will not be published.

X